971 363 560 

info@optica-menorca.es

escaenfrde

Optometría y terapia visual

La vista es la capacidad de discriminar y distinguir objetos, lo que comúnmente conocemos como “agudeza visual”. La visión es la capacidad que tenemos los seres humanos para recibir información que nos llega a través de nuestros ojos.

“El 85% de la información que recibimos es visual”

Visión infantil

La visión se desarrolla en el sentido evolutivo, en unas fases y en un orden bien determinados hasta la madurez, en constante interacción con el entorno y otras funciones del organismo.
Los primeros años de vida son determinantes para un buen desarrollo visual.

Cuando nacemos nuestra visión tiene que evolucionar en los siguientes primeros años en función de los estímulos que recibe. Cuanta mayor calidad de los estímulos visuales al cerebro del niño mejor se desarrolla la agudeza visual y visión en profundidad.

Existen diferentes factores, ya sean congénitos o de desarrollo, así como ambientales que pueden desencadenar en alteraciones de la visión produciendo ambliopía (ojo vago), estrabismo o defectos refractivos importantes como: miopía, hipermetropía y/o astigmatismo.

Los niños son especialmente vulnerables a la radiación ultravioleta del sol como a la luz azul de los dispositivos digitales, televisores y luces led, tendrán un efecto acumulativo y repercutirá en su salud visual adulta.

 Visión infantil
 Visión infantil
Desarrollo visual

Desde el nacimiento hasta los tres meses de vida: al nacer el niño es sensible a la luz, suficiente según sus necesidades de integración. A partir de la cuarta semana se observa la aparición del reflejo de fijación de un objeto dentro del campo visual y la evolución del reflejo de fusión y coordinación ocular, es capaz de seguir un objeto en movimiento dentro de su campo visual. Es una etapa monocular en la que se debe dar la misma opción de estimulación a un ojo y al otro; son importantes cosas como, por ejemplo, cambiar la posición de la cuna en la habitación (así va mirando la luz de la ventana y la luz de la puerta desde distintos ángulos, fomentando que los dos ojos se estimulen por igual).

Desde los 3 meses hasta el primer año entra en juego la manipulación y la locomoción. El niño empieza a coger objetos, a los cuales presta atención durante muy pocos minutos, o bien intenta llegar a ellos primero arrastrándose y después gateando, lo que le permite utilizar los dos lados del cuerpo y los dos ojos de forma coordinada. Esta locomoción implica coordinación y control neurológico, motor y visuomotor.

Hacia los 6 meses: a nivel visual empieza a trabajar con los dos ojos a la vez (etapa binocular). Los ojos se alinean y empiezan a mirar simultáneamente el mismo objeto, el niño hace ensayos calculando las distancias y mejora todos los movimientos oculares con el gateo.

Del primer año hasta los 3 años la visión madura igual que la organización neuronal. El niño mantiene un equilibrio más preciso entre el lado derecho y el lado izquierdo, delante y detrás. Se consolida el patrón contralateral.

De los 3 a los 6 años se desarrolla completamente toda la visión. La percepción del espacio visual orientado, el esquema corporal, la lateralidad y direccionalidad tienen una misma base: el movimiento coordinado, dirigido y organizado, del campo visual del niño, que va a permitir que el niño se inicie en la lectoescritura en la etapa escolar.

A los 6 años se acaba el desarrollo de las capacidades visuales. Se han adquirido la coordinación motriz entre los dos ojos, la percepción del espacio en tres dimensiones, la capacidad de enfoque así como el resto de las habilidades visuales, y el niño deberá estar preparado para enfrentarse a las exigencias escolares, que son eminentemente visuales.

Desde los 6 a los 12 años tiene lugar la madurez del sistema visual. En esta etapa se debe consolidar una visión eficaz, que irá ligada con un buen rendimiento escolar.

Se debe observar al niño en las etapas del desarrollo ya que, si hay una fallo, la recuperación será más eficaz cuanto más precozmente pueda ser tratado. Por ello, se recomienda, si no se observa ninguna anomalía antes, hacer una primer examen visual a los 3 años, antes de iniciar la educación infantil, y a los seis años, edad en que empieza la educación primaria y luego cada año para detectar cualquier defecto.
No nacemos viendo, sino con la capacidad de aprender a ver, y la madurez visual va ligada al resto de maduración motriz y neuronal.

Problemas binoculares

Es la falta de coordinación entre los dos ojos, empiezan a ser muy habituales en la población, debido a la cantidad de horas que dedicamos al ordenador, dispositivos digitales, móvil, etc…

Existen distintos problemas de la visión binocular como el exceso de convergencia o divergencia y la insuficiencia de divergencia y convergencia, siendo éste último el más común.

Para poder leer con eficacia debemos coordinar los dos ojos hacia dentro y debemos enfocar. Esta habilidad se aprende y desarrolla los primeros años de vida.

Pero puede dar síntomas a cualquier edad, desde la niñez hasta la vejez.

Problemas binoculares
Problemas binoculares

Los síntomas más comunes:

  • Molestias en los ojos.
  • Visión doble continua o esporádica.
  • Taparse un ojo al leer o escribir.
  • Adoptar posiciones incorrectas de la cabeza.
  • Evitar el trabajo en cerca o realizarlo con fatiga visual.
  • Dolores de cabeza.
  • Problemas de concentración en los niños.

El tratamiento: para los problemas de la visión binocular más eficaz suele ser la Terapia Visual dependiendo de la anomalía o gafas.

Problemas acomodativos

Son otro tipo de problemas que no son detectados en revisiones rutinarias, que suelen dar mucha sintomatología.

Los ojos enfocan desde lejos a cerca de moda automática y rápida, es un proceso del que no somos conscientes, por ejemplo pasar de la mesa a la pizarra y viceversa.

También es necesario tener un enfoque sostenido cuando tenemos que leer o escribir a lo largo del tiempo.

Cuando hay problemas en esta función se denominan disfunciones acomodativas. El adulto pierde la capacidad de enfocar de forma fisiológica a partir de los 45 años aproximadamente. Pero los niños tienen una gran capacidad de enfocar, pero puede que no tengan la habilidad para mantener el enfoque o cambiar de lejos a cerca de forma eficaz.

Problemas acomodativos
Problemas acomodativos

Los Síntomas más comunes:

  • Visión borrosa al pasar de la mesa a lejos o viceversa.
  • Visión borrosa de cerca.
  • Fatiga visual.
  • Picor y/o escozor.
  • Dolores de cabeza.
  • Dificultad para mantener la concentración.

El tratamiento: A veces una gafa de cerca en algunos casos y en otros es necesario prescribir lentes que tengan una refracción arriba y otra más positiva en la parte inferior.

Si no es suficiente la gafa, será necesario realizar terapia visual.

Ambliopia (ojo vago)

Se considera clínicamente un ojo vago cuando la visión es menor al 100,% o una diferencia de visión entre ambos ojos de dos líneas o más.

Pero la ambliopía que es una “disminución de la visión central” no es más que “la punta del iceberg” de un conjunto de problemas o anomalías sensoriales y oculomotoras.

La ambliopía presenta:

  • Disminución de la visión.
  • Disminución de la sensibilidad al contraste.
  • -Disminución de la capacidad de enfocar.
  • Disfunciones de motilidad ocular (movimientos de los ojos).
  • Disfunciones en la visión binocular (coordinación entres los dos ojos).

Existen diferentes tipos de ojos vagos:

  • Por la diferencia de graduación entre un ojo y otro.
  • Por tener un estrabismo de un ojo.
  • De los dos ojos por presentar graduación alta no corregida en los dos ojos.
  • Por deprivación de la imagen.
Ambliopia - Ojo vago
Ambliopia - Ojo vago

Hasta ahora el tratamiento clásico ha sido la oclusión. Pero últimamente existen numerosos estudios con evidencia científica que el mejor tratamiento es la Oclusión + Terapia visual, con la oclusión potenciamos la visión monocular del ojo afectado, sin embargo, esto no hace que los dos ojos aprendan a trabajar juntos.

En Óptica Carreras usamos las nuevas tecnologías como por ejemplo el Visionary tool; se trata de videojuegos diseñados para el tratamiento de la ambliopía, en casa, o en la clínica.

Estrabismos

El estrabismo ocurre cuando uno de los dos ojos está torcido. El ojo desviado en los niños es suprimido por el cerebro para evitar ver doble. El ojo suprimido se suele hacer vago.

En los adultos cuando aparece un estrabismo produce visión doble.

Existen diferentes tipos de estrabismos, los que son constantes y los que son intermitentes que a veces están y otras no, estos pueden causar problemas en el rendimiento escolar.

Estrabismo
Estrabismo

Tratamiento: Pasa por llevar gafas y a veces es el único tratamiento, otras es la cirugía y veces es la terapia visual ya que trata la funcionalidad del sistema visual, intentando que el cerebro aprenda a usar los dos ojos a la vez.

Muchas veces se consigue mejor pronóstico en la cirugía si el niño o el adulto ha realizado terapia visual antes de esta. La cirugía corta los músculos y la terapia visual ayuda a que el cerebro elimine la supresión.

El estrabismo del adulto puede ser debido a una enfermedad (embolia, traumatismo, etc.) por lo que es muy importante la valoración médica.

Problemas de aprendizaje

Las habilidades de percepción son necesarias para reconocer y discriminar los estímulos visuales e interpretarlos correctamente en función de experiencias previas.

El cerebro no sólo ha de ver una sola percepción de una imagen, sino que ha de entender lo que ve, ha de extraer un significado, recordar y ser capaz de reproducir lo que ha visto.

Dificultades en esta área se pueden deber a simples retrasos en la madurez, o bien a ligeras disfunciones del sistema nervioso debidas a trastornos emocionales, o a una falta de estimulación adecuada.

Habilidades visuo-espaciales

Organización y manipulación visual del espacio. Se basan en el esquema corporal, la lateralidad y la direccionalidad.

Nos permiten localizar los objetos en el espacio visual, con referencia a otros objetos y a nuestro propio cuerpo.

Para que el niño pueda aprender es necesario que tenga una clara percepción del lugar que ocupa su cuerpo en el espacio. Eso depende de la información visual que tiene sobre ese espacio.

Una deficiencia en estas habilidades produce torpeza, falta de equilibrio, dificultad en estarse quieto, dificultad en orientarse y hacer inversiones de letras y números al escribir o al copiar.

Problemas de aprendizaje
Problemas de aprendizaje

Habilidades de análisis visual

Son las habilidades básicas de manipulación mental de las imágenes, discriminación, percepción y forma. La memoria visual le sirve niño para reconocer y recordar la información que se presenta visualmente.

La percepción de figura–fondo, hace distinguir un objeto de interés de otros estímulos irrelevantes del fondo.

Una deficiencia en estas habilidades nos puede dar: dificultad para aprender el alfabeto, y por tanto, poca comprensión lectora, dificultad en deletrear y reconocer palabras; entender conceptos matemáticos, y confundir entre diferencias y similitudes; dificultad escribiendo o recordando letras o números, errores al copiar de la pizarra.

El niño que presenta deficiencias en estas habilidades, trabaja lentamente y tiene problemas para acabar las tareas.

Integración auditiva-visual

Capacidad de relacionar lo que se ve con lo que se oye. Por ejemplo, al leer relacionamos letras, sílabas o palabras, con los sonidos que las representan.

Una alteración en esta habilidad nos puede dar dificultad en deletrear, en leer fonéticamente, y en relacionar los símbolos con sus sonidos.

El cerebro no sólo ha de ver una sola percepción de una imagen, sino que ha de entender lo que ve, ha de extraer un significado, recordar y ser capaz de reproducir lo que ha visto.

Por lo tanto las capacidades perceptuales visuales que evaluamos en un niño con problemas de aprendizaje son:

  • La visión espacial
  • Lateralidad y Direccionalidad
  • Integración bilateral
  • El análisis visual
  • Discriminación visual
  • Relaciones Visuoespaciales
  • Constancia de forma
  • Figura fondo
  • Cierre visual
  • Memoria visual
  • Integración Visuomotora

Terapia visual

En Óptica Carreras somos optometristas que realizamos terapia visual cuando existen problemas de aprendizaje por causa de una mala habilidad visual.

La terapia visual (o entrenamiento visual) es un programa de ejercicios destinados a corregir o mejorar las habilidades que el niño o adulto tiene por debajo de la media, y que afectarán directamente a su rendimiento visual.

Con la terapia visual también se consigue mejorar la visión de los ojos amblíopes (ojos vagos), reduciendo las horas de oclusión y añadiendo ejercicios visuales diseñados para mejorar las habilidades sensoriales y motoras del ojo vago.

Es muy importante ver bien, ya que debemos procesar toda la información que nos llega al cerebro a través de los ojos.

Terapia visual
Terapia visual

Se usa el entrenamiento visual en combinación con otras técnicas (gafas, lentes de contacto, prismas, etc.) para resolver problemas de ojo vago (ambliopía), mala coordinación binocular (insuficiencia o exceso de convergencia o divergencia), mala capacidad de enfoque, pobres movimientos oculares (los sacádicos son los que se usan en la lectura), estrabismos, mala habilidad en la percepción visual, etc.

Consiste en un programa personalizado para cada paciente, diseñado para mejorar las destrezas visuales, es decir, conseguir el máximo potencial para que el paciente pueda procesar de forma eficaz la información que le llega a través de los ojos, consiguiendo una visión nítida y confortable a cualquier distancia y en periodos largos de tiempo.

Los ejercicios visuales pueden mejorar la lectura, escritura y ser mejores deportistas.

El éxito de la terapia visual depende en su mayor parte de la constancia y responsabilidad del paciente y/o de los padres. Si en el transcurso de 3 meses no se observa ninguna mejora, se decidirá si se sigue con el tratamiento o se cambia el programa.